ADIÓS AL SILENCIO por Yoani Sánchez

Like This!

Al empezar con ese exorcismo personal que es Generación Y, no sabía que mis desencantadas viñetas de la realidad podían ser vistas como un trabajo periodístico. Pensaba que para reportar, informar o comunicar se necesita ser un profesional de los medios, un analista objetivo que no deja que las emociones empañen sus razonamientos. Sin embargo, los bloggers son la evidencia de que podemos “tomarnos la información por nuestra mano”, de que para narrar o analizar un suceso lo más importante es vivirlo. Así que desde el epicentro de las acciones los protagonistas de las bitácoras se permiten todo aquello que el periodismo serio abomina: el uso de la primera persona, los arranques emocionales, las inconexiones y el no estar obligados a responder las clásicas preguntas de ¿qué? ¿quién? ¿dónde? y ¿cuándo? sino un íntimo e individual ¿por qué?

Cuando me anunciaron que había obtenido el premio Ortega y Gasset 2008 en la categoría de trabajo digital por mi blog, no me detuve mucho en la obra filosófica de ese pensador español, en sus inclinaciones políticas o en su refinado manejo del idioma. Preferí centrarme en esa “i griega” que se levanta profética entre sus dos apellidos. La de él habla de un abolengo familiar de intelectuales y pensadores; la mía, de un grupo inmenso de padres que, al nombrar a sus hijos con tan exótica letra, encontraron el único resquicio de libertad para hacer valer la voluntad paterna por encima de la del Estado. Compartir esta consonante travestida –que se hace pasar por vocal– me dio la señal de que incluso desde la penúltima plaza del abecedario, desde esa extravagante letra tan poco usada en nuestro lengua, se puede lanzar un grito que llegue a las respetables vocales y consonantes de las primeras filas.

Ortega y Gasset escribía sobre una España invertebrada, mientras mi Blog narra historias de una Cuba fragmentada. Él se sentía a sus anchas en el mundo de la intelectualidad; yo soy una filóloga renegada que ha preferido la simpleza del código binario a las sutilezas de la academia. No obstante, algo nos une: a ambos nos han dolido largamente nuestros respectivos países; los dos hemos vivido añorando revitalizar una Nación que se nos desarma entre las manos.

Yoani Sánchez

 

LAS FOTOGRAFÍAS:

Orlando Luis Pardo Lazo nació en La Habana en 1971. Además de un destacado periodista y fotógrafo, es un activo blogger.

Puede visitar su blog en: http://orlandoluispardolazo.blogspot.com/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s